Si nunca agradeces a Dios por cada sonrisa