La obediencia a Dios es la llave que abre la puerta.