Cuando Dios borra algo de tu vida