Que Dios te de hoy y siempre, una razón para reír