Cuando ponemos nuestros problemas en las manos de DIOS...