Para que perderse en un mar de sufrimiento cuando existen océanos de alegría.