El que da y nunca recibe un día se cansa.