Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre