La vida me ha arrancado lágrimas, más no ha logrado borrarme la sonrisa