Uno aprende a ser feliz cuando entiende que estar triste es perder el tiempo