Una palabra puede ser más potente que una lluvia de misiles