No es tu aptitud, sino tu actitud la que determina tu altitud