No tienes que herir para enseñar