No es necesario golpear para hacer daño.