La vida es como el yin y el yang