Un abrazo llega a tener más sentido que un montón de palabras bonitas.