Para ser grande, primero tienes que aprender a ser pequeño