Tu dolor nadie lo siente, tus alegrías nadie las nota