Un gran error es arruinar el presente, recordando el pasado que ya no tiene futuro