Estamos tan acostumbrados a llevar un disfraz