El ser humano necesita dos años para aprender a hablar y setenta años para aprender a callarse.