Nada dura para siempre, ni el dolor, ni la alegría.