Estamos tan acostumbrados a sufrir