No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se note