Cuando pensamos en Dios, Sentimos ESPERANZA