Conserva lo que tienes y olvida lo que te duele