Aquella tarde tu mirada se perdía en la inmensidad de la ausencia