No abras la herida que ya cicatrizó