Home Reflexiones específicas Reflexiones de infidelidad Para ser la amante, se necesita mucho valor

Para ser la amante, se necesita mucho valor

0
398

Para ser la amante, se necesita mucho valor, mucho cerebro y nada de amor

Verás amiga mía, antes de que me ofendas quiero explicarte algunos pasos sencillos para JAMÁS, querer ir a pararte frente a la oficial.

¡No quieras quedar como una ridícula!

No me malentiendas, alguna vez fui amante. Otra vez, fui a la que le montaron los cuernos.

De ambas partes aprendí. Y sí, algo siempre me ha molestado, es que te creas más que a la que están engañando.

¡No lo hagas!

No eres más, tampoco menos. Solo eres, eres amante y punto.

Jamás creas que eres más importante que sus hijos, su familia y su hogar.

  • ¡No lo eres! De lo contrario, no serías la amante.

No hagas berrinchitos tontos, no lo llames, no lo busques.

  • Bien sabes que él solo puede ofrecerte ratos, y con esos ratos al principio tú te conformaste.
  • Así que ahora no vengas a victimizarte.

Él no te ama, olvida eso.

  • Sí a la que juró amar, delante de miles de personas, e incluso frente a una religión, le falló encamándose contigo.
  • ¿Qué te hace pensar que él te ama o te amará?

Que te quede claro que la culpa no es tuya. Ni de él, es decir, es de ambos.

  • Tú por meterte, y él por dejarte entrar.
  • Porque siempre he dicho, que nadie se mete en un espacio para dos, a modo que alguno de los dos, de permiso.

No pelees fines de semana, o semanas completas.

  • Entiende. Él tiene alguien a quien llegar a cuidar, apapachar e inclusive, hasta co-ger.
  • Porque, no nos hagamos tontas. Tú y yo sabemos, que ni duermen en camas separadas, ni solo está ahí por los niños.
  • ¡Obviamente, aún se sigue dando a su esposa! Porque obvio, ¡Es su esposa!

No quieras causarle problemas con ella, mandando indirectas, llamándole cuando él te dice el horario en el que está en casa, o dejándole marcas cada que se encuentran.

  • Ten claro tu papel.

Regreso al punto principal,

  • ¡Que jamás te pase por la cabeza ir y pararte frente a ella! ¡No pelees por él!
  • No lo pongas en un altar, no es el gran hombre que te enamoró solo por su manera de co-ger.

No te burles de su esposa.

  • Ella hace un trabajo mucho más difícil que el tuyo.
  • Tú solo escuchas sus problemas falsos que te inventa para que los dejes acostarse contigo.
  • Su esposa es equipo, es cocinera, es superhéroe, lo impulsa, lo cuida, le plancha, le lava y le da de comer.
  • Tú solamente le quitas las ganas, y en ocasiones el dinero también.

No te crees historias perfectas, ni sueñes un futuro con él.

  • Él jamás la dejará por ti. Y sí lo hace, te hará lo mismo que le hizo a ella.

Recuerda, mucho cerebro, mucho valor y nada de amor.

  • Sí, con ninguno de todos estos puntos comprendes, ni crees poder…
  • Mejor aléjate.

Porque incluso para ser amante, hay que saberlo ser.

Reflexiones de infidelidad

Para ser la amante, se necesita mucho valor, mucho cerebro y nada de amor Verás amiga mía, antes de que me ofendas quiero explicarte algunos pasos sencillos para JAMÁS, querer ir a pararte frente a la oficial. ¡No quieras quedar como una ridícula! No me malentiendas, alguna vez fui amante. Otra vez, fui a la que le montaron los cuernos. De ambas partes aprendí. Y sí, algo siempre me ha molestado, es que te creas más que a la que están engañando. ¡No lo hagas!

Facebook Comments Box