Para ser la amante, se necesita mucho valor