Nunca una noche ha vencido al amanecer