Las lágrimas nos lavan el alma y alivian nuestras penas