Nunca seas prisionera de tu pasado, si no arquitecta de tu futuro