Nunca te aferres a nada ni a nadie