Nunca llegarás a tu destino, si te paras a tirar piedras a cada perro que te ladre