Debemos mirar y escuchar dos veces, antes de hablar