Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena