Una persona sin entusiasmo es como un reloj sin cuerda.