La legua no tiene huesos, pero es tan fuerte como para romper un corazón