Si sabes que tu intención fue dar lo mejor, no tienes nada que lamentar.