El beso es una ascensión al cielo en cuerpo y alma.