Ahora comprendí que es hora de decir adiós