Cuatro cosas hay que nunca vuelven más