A las serpientes y envidiosos