Un minuto de amor vale más que todo el oro del mundo