Debemos trabajar tanto como rezar