Sigue a tu corazón, pero lleva a tu cerebro contigo.