Las palabras solo duelen cuando te importa quien las dice.