Las dos cajas, regalos de Dios