Quien se rinde ante un problema no demuestra carácter.