QUERIDO HIJO: Mientras vivas en esta casa obedecerás las reglas.